Gregorio X, el papa que se hizo esperar

La escritura histórica nos muestra a Gregorio X como uno más de los innumerables Papas que conforman la lista pontificia; pero tras su elección como papa se encierra el origen de la palabra cónclave. El significado de la palabra es conocido por todos como la reunión de los cardenales y al propio recinto de encierro de donde sale elegido el nuevo Papa. El origen de la palabra lo encontramos en el término latino conclave que hacía referencia a una habitación pequeña, a un cuarto y compuesta originariamente de cum (con) y de clavis (en latín llave).

Lo que rodea al origen de la palabra está lleno de curiosidades y unido a la figura de Gregorio X, que fue quien estableció las normas y obligaciones a seguir para la elección del nuevo Papa tras la muerte del anterior. Pero no se trataba de un Papa emprendedor sino que el fruto de esta iniciativa surgió del esperpéntico espectáculo que se produjo para elegirle a él como nuevo Papa. En 1268 muere el Papa Clemente IV y después de su entierro se reunieron los 18 miembros que entonces tenían facultades para ejecutar la citada elección.

Pero después de casi tres años de reuniones, todavía no habían sido capaces de hacer una elección lo que llevó a San Buenaventura, que era el prepósito general de la Orden de los Menores, a ordenar que fueran encerrados bajo llave (cum clavis) hasta que consiguieran llegar a un acuerdo. A la vista de que el desacuerdo persistía, se les quitó el techo del recinto que los alojaba como medida de presión ya que estarían expuestos a las inclemencias meteorológicas.

Finalmente se eligió al cardenal que sería el nuevo Papa, Gregorio X.Con tanto problema surgido durante su elección, el propio Gregorio X decidió regular las futuras elecciones de Papa y así en 1274 durante el Concilio General de Lyon quedaron definidas las reglas del cónclave y que en su mayoría son las mismas que rigen hoy, algunas de las cuales son las siguientes:El comienzo se produce a los diez días de celebradas las exequias del Papa fallecido. Los reunidos permanecen encerrados y aislados del exterior hasta la nueva elección. De esto se deriva que la comunicación con el exterior es imposible.Para que haya una elección definitiva, al menos dos terceras partes de los reunidos deben estar de acuerdo.

Cuando no se llega, tras una votación, a esa cifra, se queman las papeletas junto con paja negra produciendo la conocida fumata negra. Si hay acuerdo la fumata será blanca.Una vez que el elegido acepta el cargo, se auto impone su nombre papal.“Papam Habemus”, frase que el decano de Cardenales dirige a la multitud tras la elección, ofreciendo la imagen del nuevo Papa.Origen interesante de una palabra con mucha historia.

Leave a Reply